Galerías de imágenes

Testimonio de María M. de Salamanca
“Fueron días llenos de momentos reveladores, y otros tantos en los que me pude permitir dedicar el tiempo (que lo tenía entero para mí) a disfrutar de todos ellos. A pesar de que pueda parecer una vivencia marcada por la rutina, cada día experimentaba cosas nuevas. Todas ellas, además, íntimamente relacionadas con lo que soy profundamente. He podido vivir desde la quietud sensaciones más poderosas que cualquiera de las que implican movimiento y aceleración. Esas en las que nos vemos sumidos tantas veces por el ritmo que acompaña a nuestra vida. Este tiempo dedicado a mi verdad, me ha regalado un castillo lleno de aprendizajes y herramientas, al que volver siempre que lo necesite, cuando el día me pueda. Para encontrar solución a todas las preguntas que se responden desde lo que soy.”