Galerías de imágenes

Em L'Hermitage pudemos descansar sobre a nossa raiz. Voltar onde começou este sonho de onde nascemos todos. Conhecer os lugares importantes na vida de Marcelino e celebrar juntos o milagre da vida deste homem tão especial para cada um de nós. Esta viagem, a marcar o final do nosso processo de pastoral juvenil - o fim da etapa Horizonte - teve sabor a princípio, uma janela aberta para um futuro marista, de amor aos jovens. Em L'Hermitage rezamos, rimos, jogamos, desfrutámos do silêncio e encontramos mais sentido para a nossa vida em MarCha. Obrigada às comunidades de L'Hermitage, de Rosey e de La Valla pelo acolhimento e presença marista.

Todos los viajes tienen un comienzo y un final, así como nuestras vidas. En el transcurso de este camino hay veces que necesitamos parar, tomar aliento y coger impulso para poder continuar.
Hoy me siento afortunado. Afortunado por tener la oportunidad de recobrar fuerza en L'Hermitage y tomar la VIDA que transmite el río Gier, esa misma que ahora nosotros transmitiremos allá donde vayamos. Aquí Marcelino comenzó a construir su sueño, enseñándonos que una roca puede ser un gran obstáculo o convertirse en un lugar que acoge y cuida. En un valle cuya profundidad nos invita a mirar hacia dentro, a descubrirnos como Buena Noticia y así lograr descansar sobre nuestra propia raíz, encontrándonos con los valores de nuestro fundador, que ahora son también nuestros. Hemos seguido los pasos que muchos Hermanos recorrieron en sus inicios, Rosey, La Valla, Le Palais, Fourviére. Lugares en los que ofrecieron su servicio y dedicación a los demás, siguiendo el ejemplo del Padre Champagnat. Llegados a esta parte del viaje nos toca partir, construyendo cada uno nuestro propio camino. Ahora me siento renovado, reconozco a Dios en mí y en los demás. Esta historia que los Hermanitos de María comenzaron, sigue siendo hoy realidad. Siento la espiritualidad Marista y sus valores forman parte de mí. Estoy listo para continuar mi viaje.
GRACIAS Marcelino, GRACIAS María, GRACIAS Maristas. Nos vemos en el camino. "Sed sencillos... como las violetas"